Vuelve Davos, presencial, sin nieve y con la inflación en la agenda