Rusia cambia de estrategia en la guerra con Ucrania y se enfoca en la conquista del Donbass

KIEV.– El gobierno de Vladimir Putin anunció este viernes que centrará sus esfuerzos militares en los territorios separatistas del este de Ucrania, una decisión estratégica que coincide con la feroz resistencia de las ciudades asediadas y los avances en otros sectores de las tropas ucranianas.El anuncio se da en el contexto de un estancamiento territorial del Ejército ruso y de una sostenida presión a escala sin precedente de la comunidad internacional, que cerró filas a nivel de gobiernos, empresas y sociedad civil.En otra muestra de determinación, el presidente estadounidense, Joe Biden, se dirigió a la frontera de Polonia con Ucrania, tras anunciar en Bruselas medidas para que la Unión Europea (UE) consiga reducir su dependencia del petróleo y el gas de Rusia, el hilo del que todavía pende en buena medida la sofocada economía rusa.En el mes transcurrido desde que lanzaron su invasión de Ucrania, las tropas rusas no lograron capturar ninguna ciudad importante. Su asalto fue frenado en seco por la dura resistencia de las fuerzas del presidente Volodimir Zelensky, que desde el primer momento se negó a salir al exilio y se mantuvo al frente del país, alentando a la resistencia y llamando a la ayuda exterior.Desde Moscú, el Kremlin anunció su nueva estrategia más como victoria que claudicación, y aseguró, como dijo recientemente Putin, que todo el operativo armado marchaba según los planes.Valerie Puzakovi, 56, y su mujer Svitalna, a unas cuadras de su hogar en Yasnogorodk, un pueblo rural en las afueras de Kiev donde el Ejército ucraniano contuvo a las fuerzas rusas (Rodrigo Abd/)“Los principales objetivos de la primera etapa de la operación se han cumplido en general”, dijo Sergei Rudskoi, jefe de la Dirección Operativa Principal del Estado Mayor ruso. “El potencial de combate de las Fuerzas Armadas de Ucrania se ha reducido considerablemente, lo que permite centrar nuestros esfuerzos centrales en la consecución del objetivo principal, la liberación del Donbass”, agregó.Estados Unidos y sus aliados confirmaron la tendencia del repliegue ruso hacia el este. De acuerdo con un alto funcionario del Pentágono, Washington estima que Rusia está dando prioridad a la región del Donbass en lugar de Kiev. Pero señaló que bien puede ser un intento por ganar terreno en las negociaciones y aislar a las fuerzas ucranianas del este del resto del país. También estaría buscando enviar refuerzos desde Georgia.Un informe de la inteligencia británica se refirió a una contraofensiva ucraniana que había hecho retroceder a los rusos en el este. “Los contraataques ucranianos y el retroceso de las fuerzas rusas en sus líneas de suministro han permitido a Ucrania reocupar ciudades y posiciones defensivas hasta 35 kilómetros al este de Kiev”, señaló.Amplio controlEl Ministerio de Defensa ruso dijo en su anuncio que los separatistas respaldados por el Kremlin controlan ahora el 93% de la región de Lugansk y el 54% de la región de Donetsk, las dos zonas que conforman el Donbass, parte de la cual ya estaba en manos de los secesionistas desde 2014, cuando se desató el conflicto en esa zona del país.Justo antes de lanzar la ofensiva el 24 de febrero, Rusia reconoció la independencia de estas regiones y lanzó la intervención militar sobre el resto de Ucrania argumentando que quería protegerlas de un “genocidio” orquestado por el gobierno.Las líneas de batalla cerca de Kiev llevan semanas congeladas, con dos columnas principales de blindados rusos atascadas al noroeste y este de la capital. Rusia cifró en 1351 los soldados muertos desde el inicio de la ofensiva, aunque el gobierno de Zelensky sostiene que el balance real de rusos caídos sería 15.000 bajas. La entrega a Ucrania de lanzamisiles antitanque y de otros armamentos provistos por los Ejércitos occidentales ayudaron sin duda a las fuerzas ucranianas a tener a raya a las fuerzas rusas, y en algunos puntos a pasar a la contraofensiva.Un tanque del Ejército ucraniano avanza hacia la línea del frente en Yasnogorodk, un pueblo rural donde las tropas locales frenaron el avance de las fuerzas rusas en las afueras de Kiev (Rodrigo Abd/)Estancados en el terreno, los rusos, en cambio, han bombardeado y rodeado ciudades, asolando zonas residenciales y expulsando de sus hogares a una cuarta parte de los 44 millones de habitantes. Más de 3,7 millones de personas huyeron al extranjero, la mitad a Polonia.El blanco más afectado ha sido el puerto oriental de Mariupol, una ciudad de 400.000 habitantes sitiada desde el comienzo de la ofensiva. Se cree que decenas de miles de personas siguen atrapadas en su interior sin acceso a alimentos, electricidad o calefacción. Las autoridades temen que el bombardeo de la semana pasada de un teatro que servía de refugio antiaéreo haya dejado cerca de 300 muertos.El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que Francia, Turquía y Grecia realizarán una “operación humanitaria” de evacuación de civiles de Mariupol, para lo cual señaló que trataría el asunto con Putin.En la ciudad de Kharkiv (este), el alcalde denunció bombardeos “indiscriminados” que dejaron al menos cuatro muertos. En más de un mes de guerra, miles de ucranianos murieron, entre ellos 121 niños, y fueron destruidas más de 4300 casas, según un balance oficial.Rusia afirmó que no descartaba asaltar las ciudades bloqueadas y aseguró que reaccionaría inmediatamente a cualquier intento de cerrar el espacio aéreo en Ucrania, algo que Kiev le pide a la OTAN desde el primer día, pero que la alianza militar se resiste a conceder por temor precisamente a un enfrentamiento directo con Moscú, una potencia nuclear.Agencias AFP, AP, DPA y Reuters

Source: Deportes

Por