Predicción: el instante en el que Rafael Nadal tenía solo un 4 por ciento de posibilidades de ganar la final en Australia

Predicción: el instante en el que Rafael Nadal tenía solo un 4 por ciento de posibilidades de ganar la final en Australia
Rafael Nadal demostró en Melbourne una de las verdades que hacen fascinante al tenis: la obra no está terminada hasta que realmente se termina. En el tenis no hay especulación posible. Es un deporte que no está regido por el tiempo y por lo tanto no hay un “reloj salvador” o un pitazo de un árbitro, que le ponga cierre al asunto. Un jugador puede dominar y estar en ventaja durante casi 3 horas y luego perder una final en las dos horas siguientes. Eso es lo que  probablemente todavía esté revisando Daniil Medvedev.La final del Abierto de Australia, de 5 horas y 24 minutos de duración, registró un momento televisivo que fue viralizado en redes. Decimos “momento televisivo” porque quienes estaban en el Rod Laver Arena no vieron esa información: cuando el partido estaba 6-2, 7-6, 3-2 y 0-40 para Medvedev, los datos del “win predictor” presentados en realidad aumentada sobre el court, mostraban que Medvedev tenía el 96 por ciento de las chances para ganar el partido, mientras que Nadal apenas el 4 por ciento. Como referencia se establecía una comparativa: antes del inicio de la final, las posibilidades eran del 64 por ciento para Medvedev y del 36 por ciento para Nadal.Daniil Medvedev: pronóstico oficial y resultado a favor. No lo pudo ganarpic.twitter.com/MspZgTP7Mb— Tennis images that precede very unfortunate events (@sadtennis) January 30, 2022Lo primero que suele pensarse en estos casos es que los datos estaban equivocados. Es una fórmula muy recurrente en el análisis de los acontecimientos deportivos: acomodar los argumentos y las explicaciones en retrospectiva, yendo desde el final hacia el principio.  Es una construcción que se sintetiza en un famoso lugar común: “Las estadísticas están para romperse”. Claro, el día que se rompen, no todas las veces que confirmaron lo que se suponía. Por ejemplo: que Nadal tiene ganados el 83,2 por ciento de los 1.247 partidos oficiales que jugó en su carrera y por eso sus posibilidades de imponerse en Australia podrían estar justificadas. A pesar de eso, las predicciones de los datos oficiales del torneo indicaban otra cosa.El modelo predictivo utilizado por Infosys, la compañía que desde 2019 produce las estadísticas en el Abierto de Australia y desde 2015 de todos los partidos del ATP Tour, está basado en algoritmos y datos de diversas fuentes que a partir del aprendizaje automático busca establecer patrones y presentar tendencias sobre lo que puede suceder. El tenis tiene un big data histórico y obviamente tiene los propios datos del juego que hacen que ese modelo predictivo sea dinámico y tenga ajustes a medida que se desarrolla el partido. Por eso Medvedev pasó de un 64 por ciento antes del juego a un 96 por ciento con esa ventaja abultada en el resultado.33-0: Medvedev jamás había perdido luego de estar 2-0 en sets en partidos de Grand SlamUna montaña por escalar 🧗🏻‍♂️🇷🇺 @DaniilMedwed presenta un balance de 33-0 en Grand Slam de pista dura tras ganar los dos primeros sets.#AusOpen pic.twitter.com/hmyN2zoRzL— ATP Tour en Español (@ATPTour_ES) January 30, 2022Una predicción de este tipo es una tendencia, no una verdad tallada en piedra. Mucho menos si Nadal está del otro lado, con su notable capacidad para una recuperación en un partido en el cual, en el peor momento, tenía apenas el 4 por ciento de chances de su lado. Incluso esa predicción estaba basada en todo lo que Nadal no había hecho en los últimos tiempos: fue la primera vez desde la cuarta ronda de Wimbledon 2007 que Nadal no daba vuelta un 0-2 en sets en un Grand Slam.Como un desafío a nuestra propia creencia, acostumbrados a la entrega y al coraje de Nadal como competidor, suponemos que Nadal hace esto a diario. Pero no: hacía 15 años que no daba vuelta una desventaja así y fue la primera vez que lo hizo en una final. Por el contrario, Daniil Medvedev estaba 33-0 en triunfos en partidos de Grand Slam tras ponerse 2-0 arriba en sets.El modelo predictivo de Infosys incluyó elementos como estos, entre infinidad de variables, para hacer su pronóstico. En el tenis, estar dos sets a cero adelante, es una tendencia bien marcada. Tener tres posibilidades de quiebre para ponerse 4-2. ofrece más seguridad. Lo maravilloso de este partido, aún con todos los datos correctos, es cómo desde un 4 por ciento de chances para ganar, Rafa Nadal le da tributo a su decisión de nunca rendirse  y de saber perfectamente que, en el tenis, el asunto no está terminado hasta que está terminado.
Source: Deportes