La selección de Irán realizó una protesta inusual contra la violencia en su país

La selección de Irán, que participará en el próximo Mundial de Qatar, viajó a disputar sus últimos dos amistosos en fecha FIFA, contra Uruguay y Senegal, envuelta en una difícil situación emocional. Durante aquellos días, en su país se realizaron intensas protestas contra el gobierno, con un saldo de casi un centenar de fallecidos, como consecuencia del caso Mahsa Amini, que fue detenida por la policía moral por usar “incorrectamente” su hijab y posteriormente murió a los 22 años. Tanto el caso en sí como la violenta respuesta de las autoridades, que también cortaron el acceso a internet para evitar la divulgación de información, generaron indignación dentro y fuera de las fronteras del país de Medio Oriente, y los futbolistas no fueron la excepción.El primero en expresarse públicamente fue Sardar Azmoun, estrella del equipo que es también compañero del argentino Exequiel Palacios en Bayer Leverkusen. El lunes, el delantero usó sus stories en Instagram para mostrar su repudio hacia el gobierno de su país y enviar apoyo a las mujeres que se manifiestan: “No podía decir nada por las restricciones que tenemos, ¡pero no más! Miren lo que hacen con su gente. Esto nunca se borrará de nuestras memorias, asesinos. ¡Larga vida a las mujeres iraníes!”, denunció. A él se le sumó el legendario Ali Daei, segundo máximo goleador histórico del fútbol de selecciones, cuya crítica fue aún más profunda: “Mi patria significa mi familia, mis compatriotas son todo para mí”, afirmó. “Siempre voy a estar del lado de mi gente, resolver sus problemas, en lugar de reprimirlos, arrestarlos y ejercer violencia. La revolución de 1979 solo llevó al desmanejo, la pobreza, la corrupción y la prostitución”.Azmoun en acción durante el amistoso contra Senegal; él y el resto de sus compañeros en Irán se presentaron con camperas negras que tapaban el escudo de la federación (JAKUB SUKUP/)Luego, en el encuentro contra Senegal jugado el martes, Azmoun fue acompañado por el resto de sus compañeros de selección. Al ingresar en el campo de juego, el plantel iraní lo hizo con camperas negras que tapaban el escudo de la federación, en protesta por el rol de las autoridades al no pronunciarse sobre el conflicto. Eventualmente, el delantero, que también había insinuado que su postura podría negarle volver a representar a su selección, marcó el gol que sentenció el empate por 1-1 contra los campeones africanos, pero decidió no celebrarlo en solidaridad con los manifestantes.Tras sus comentarios en redes sociales apoyando la protestas en Irán, hoy Sardar Azmoun hizo el gol del empate ante Senegal y decidió no festejarlo. Horas antes se había rumoreado de que no iba a jugar mas en la selección. pic.twitter.com/HO93YFkwY8 https://t.co/YIi4ZkXXpO— Nahuel Lanzón (@nahuelzn) September 27, 2022A su regreso de la fecha internacional a Alemania, el DT de Bayer Gerardo Seoane llenó de elogios a Azmoun por su activismo: “Es un gran modelo para todos, tanto en su compromiso como en su comportamiento. Es nuestro deber apoyarlo en esta situación”, ponderó el suizo, que además aseveró que su consternación no afectará su presente inmediato en el deporte. “Es cuestión de mostrar empatía hacia Sardar para que piense libremente en el fútbol. Definitivamente va a viajar a Munich [se enfrentará a Bayern el viernes], él realmente quiere jugar”.Amini, originaria de la ciudad kurda de Saqez, en el noroeste del país, fue detenida el 13 de septiembre en Teherán por lo que la policía de la moral consideró un “atuendo inadecuado”. Murió tres días después en el hospital tras caer en coma, lo que provocó la mayor muestra de indignación en las calles de Irán desde que las autoridades reprimieron las protestas contra una subida de los precios de la gasolina en 2019. Los vídeos publicados en las redes sociales mostraban a los manifestantes coreando “mujer, vida, libertad”, mientras las mujeres quemaban sus velos y se cortaban el pelo.Protesta por la muerte de Mahsa Amini en Arbil, la capital de la región autónoma del Kurdistán, en el norte de Irak (SAFIN HAMED/)La policía y las fuerzas de seguridad estatales se enfrentaron a los manifestantes en decenas de ciudades el pasado martes, el mismo día del partido de la selección de fútbol. Las protestas pedían la caída de la autoridad religiosa que gobierna el país (el partido Sociedad del Clero Combatiente del dictador Ali Khamenei). Los medios de comunicación estatales calificaron a los manifestantes de “hipócritas, matones y sediciosos”, mientras que la televisión nacional dijo que la policía se enfrentó a los “alborotadores” y disparó gases lacrimógenos para dispersarlos.Estas no fueron las únicas muestras de repudio a la violencia contra las mujeres en el mundo del fútbol iraní. La semana anterior ya se había expresado el mediocampista Mohamed Niknafs, que juega en Esteghlal de la liga local, al publicar un video rapándose la cabeza, medida que puede ser penada con cárcel por parte de las autoridades.El futbolista iraní del Esteghlal, Mohamed Niknafs, publicó este video rapándose en apoyo a las mujeres iraníes y su lucha (se están cortando el pelo también a modo simbólico de protesta).Recordemos que este tipo de apoyo puede ser penado con cárcel.pic.twitter.com/6PefOvKbTR— Nahuel Lanzón (@nahuelzn) September 22, 2022La selección iraní, por su parte, compartirá el grupo B del Mundial de Qatar con Gales, Estados Unidos e Inglaterra, cuyo entrenador Gareth Southgate presenció aquel duelo contra Senegal en Austria. Antes de aquel empate, el equipo que dirige el portugués Carlos Queiroz había conseguido un sorprendente triunfo contra Uruguay por 1-0, gracias a un gol de Mehdi Taremi, delantero de Porto.

Por