Kim Cattrall aseguró que su vida sexual “se despertó tarde” y contó qué hizo para recuperar el tiempo perdido

Con la frontalidad que la caracteriza, Kim Cattrall habló, a sus 66 años, de cómo experimentó la mejor etapa sexual de su vida cuando cumplió 40, momento en el que aprendió a derribar ciertos preconceptos sobre la vida íntima y la comunicación con los hombres con los que entabló encuentros. La actriz, quien hará su regreso triunfal al spinoff de Sex and the City, …And Just Like That, se explayó acerca de cómo experimentó el sexo en distintas instancias de su vida el podcast Modern Love del Festival de Cine de Tribeca.

“Mi sexualidad se despertó tarde”, reveló la actriz al recordar sus citas a comienzos de sus 40. “Ese período de tiempo fue para tener relaciones en las que la experimentación era algo que estaba disponible, entonces fue muy divertido para mí”, amplió la pareja de Russell Thomas, con quien está en un vínculo desde hace siete años.

Kim Cattrall habló sobre su despertar sexual a los 40

Por otro lado, Cattrall aconsejó a los oyentes a pedir lo que necesitan en el plano sexual. “Hay que animarse a decir lo que uno quiere en esa situación, hay que mostrarlo”, dijo y amplió: “Muchos hombres no tienen ni idea, ni siquiera de anatomía, y lo saben, pero tienen que saber qué es lo que funciona para la mujer con la que están”. Además, la actriz aseguró que son muchas las mujeres que atraviesan momentos de “nerviosismo” en su vida íntima. “O están ansiosas o no hicieron la tarea respecto a lo que necesitan pasarla bien. La sexualidad no pasa solo por tener hijos, o por sacarse las ganas, pasa por expresar algo de una manera muy, muy íntima”, manifestó.

Kim Cattrall junto a su novio, Russell Thomas

Luego, habló de su relación con Thomas, a quien conoció en 2016 cuando él estaba trabajando para la BBC. “Es trabajo duro, no es fácil”, declaró con sinceridad. “La gente cree que una relación simplemente fluye y que sos afortunada por eso, pero la suerte es cuando la preparación se encuentra con la oportunidad”, remarcó, citando al filósofo Séneca.

Cattrall también aseguró que invierte mucho tiempo en su relación para que esta no se estanque. “Cuando conocí a esta persona, supe que el trabajo comenzaba, pero no de manera negativa, me refiero a un buen trabajo, uno que es significativo para tu vida”, aseguró y se definió como una mujer “poco romántica y sensual” en ese punto. “Se trata de progresar pidiéndole al otro lo que necesitás, revelándote al otro, mostrándote cómo sos”, concluyó.

En 2020, en diálogo con revista People, Cattrall había hecho mención a cómo evolucionó la relación con su pareja: “Nos vimos y nos gustamos, pero él fue muy valiente porque, a pesar de no conocernos mucho, viajó a Vancouver para estar conmigo y nos llevamos muy bien, no nos separamos más”, recordó y expresó: “Es muy fácil estar con él, es hermoso y me hace sentir muy cómoda”.

Kim Cattrall y su cambio de opinión sobre los retoques estéticos

Kim Cattrall, en una etapa más libre de su vida

Si bien en el pasado se había mostrado reacia a realizarse intervenciones, en una reciente charla con The Sunday Times, Cattrall confesó que está más abierta a la idea de someterse a una cirugía estética, y detalló: “Estoy en mis sesenta, y estoy dedicada a pelear contra el paso del tiempo de la forma que sea. Porque ahora hay muchas alternativas, tratamientos que estimulan a tu cuerpo para darle batalla al envejecimiento. Hay botox, y muchas cosas diferentes que podés investigar y ver si son realmente para vos”, manifestó, pero hizo una salvedad: “Hay que encontrar al cirujano indicado. No puedo dejar de enfatizar esto. ¡Vos querés verte como sos!”.

En cuanto a este tópico, la actriz aseguró que si encuentra una alternativa a una cirugía, no dudará en tomar ese camino: “No es una cuestión de vanidad. Yo interpreto una clase de mujer que luce justamente, como cierta clase de mujer, y profesionalmente estoy intentando encontrar eso”. En 2012, la opinión de Cattrall era muy diferente. En diversas entrevistas manifestó que las revistas se refieren al envejecimiento de las mujeres como si fuera una enfermedad, y aseveró que jamás “se obsesionaría con la cirugía estética”, sin dejar de brindar sus razones. “No quiero convertirme en un montón de plástico”, explicó. En otra ocasión, la actriz opinó que “una frente sin arrugas no es sinónimo de una vida vivida”.

Cattrall volverá al spinoff de Sex and the City tras haber puesto muchas condiciones

De todos modos, como ella misma lo explicó semanas atrás, el encontrarse en los 60 la condujo a realizarse determinados planteos, no solo en cuanto a las intervenciones estéticas sino también en cuanto a la sexualidad. En este sentido, su vínculo con Thomas es un reflejo de una madurez para abordar las relaciones sacándole la idealización. “Las parejas tienen que ser trabajadas de manera permanente, y eso es lo más lindo que tienen, cómo perduran gracias al esfuerzo que hacen ambas partes para que todo funcione”, expresó.