Facundo Campazzo, la dura crítica desde España y su futuro en la NBA

Facundo Campazzo, la dura crítica desde España y su futuro en la NBA
“Facundo Campazzo: fracaso en la NBA y, ¿regreso a Real Madrid?”. Sorprende un poco la dureza del periodista Borja Sánchez, del portal El Español. Y, aunque parece una exageración, hay en un segmento de ese titular un tema que no puede perderse de vista detrás de este torbellino de sensaciones en el que se encuentra metido el base argentino: su contrato se terminará al final de la temporada y tanto Denver como él deberán tomar decisiones sobre su futuro.Todo es opinable, pero la palabra fracaso, que tanta irritación causa, parece estar muy lejos del desempeño de Campazzo en la NBA. Demasiadas situaciones deben evaluarse antes de sacar conclusiones. Para empezar, asumió responsabilidades que estaban mucho más allá de lo que se esperaba de él en sus primeros años en la máxima competencia del mundo. Por la lesión de una de las principales estrellas del equipo, el canadiense Jamal Murray, tuvo que ocupar roles que no esperaba en plena adaptación. Otro atenuante es el estilo de juego del equipo, con un pivote (Nikola Jokic), que tiene el control del juego y que en parte impide el desarrollo de lo mejor que tiene el argentino en ofensiva: la conducción.Y pese a todo, su experiencia, entrega y jerarquía defensiva, lo convirtieron en un jugador querido por el público, sus compañeros y gran parte de la prensa en Denver. Es un grupo minúsculo el que lo cuestiona.Una de las razones por las que hay tanto ruido en derredor de Campazzo es la violencia de los mensajes de rechazo y de apoyo en las redes sociales. Entre quienes no lo consideran un jugador a la altura de la NBA, la presentación de una estadística negativa es inmediatamente contrastada por un aluvión de datos aportados por quienes creen lo contrario.Facundo Campazzo en la charla con el entrenador Michael Malone (@nuggets/)Tan poderosa es la función social que el mismo jugador admitió que tuvo que enfocarse para evitar que semejante marea lo arrastrara. En una entrevista con Solo Básquet se refirió a las críticas que tanto se viralizaron en los últimos días. “Lo tomo con tranquilidad”, comentó. “El día en que tomé la decisión de venir a la NBA sabía que tenía que poner el ego a un costado. Sigo en un proceso de adaptación y no es fácil. Vivo en las redes todo el tiempo y uno ve lo que se dice. Cuando estaba en Peñarol y en Real Madrid, era otra la realidad. No me entraban las balas. Acá hay balas que entraron… Intenté estar con mi familia y con la gente que me genera buena vibra. No leer en demasía cosas malas ni cosas buenas. Pero la realidad es que no estaba jugando bien. Son números y los números no mienten. No me voy a mentir a mí mismo. Algunas críticas van al hueso. Pueden ser dañinas y crueles, así que reconozco que lo sufrí un poquito. Pero yo no lo había vivido. Hay gente que lo sufre toda su carrera. Trato de prepararme mentalmente para todo eso”.Facundo Campazzo cumple un rol muy específico en Denver y, pese a los altibajos, demostró estar a la altura de la NBA (RJ Sangosti/MediaNews Group/The Denver Post via Getty Images/)Lo mejor de Campazzo en un momento de incertidumbre es que no se engaña. Si hay algo mal en su juego, lo acepta e intenta revertirlo. En el mismo programa le mostraron sus estadísticas en la temporada, con muchos altos y bajos, y entre risas comentó: “Es una montaña rusa, ¿no?”. Y sobre la fluctuación en los porcentajes de acierto en tiros para triples, reconoció: “Sé que si quiero sobrevivir en esta liga tengo que mejorar mi tiro de tres puntos y estoy tratando de hacerlo. Me quedo después de los entrenamientos practicando. Ya no construyo mi confianza exclusivamente desde el tiro, es parte de jugar diferente a lo que acostumbraba”.Una necesidad y los rumoresPara Real Madrid, la partida de Facundo Campazzo hace un año y medio fue un golpe durísimo. Tenía al mejor base de Europa y un líder de jerarquía para pelear en el plano internacional. Hoy el equipo no tiene conducción. Las evaluaciones que la prensa española hace sobre él parecen estar más vinculadas a un deseo de concretar el regreso que a un análisis profundo sobre el presente de su juego.Y para apoyarse en esa versión utilizan como ejemplo el caso de Gabriel Deck. Otro argentino que abandonó Real Madrid. Pero hay una diferencia enorme respecto de la situación de Campazzo. Deck ni siquiera tuvo la chance de jugar en Oklahoma City. Los pocos momentos en los que le permitieron mostrarse en el parquet, estuvo a la altura. Fue el entrenador Mark Daigneault que le hizo saber que su destino no estaba en el equipo y por eso eligió irse. “Ha hecho un buen trabajo, pero hoy buscamos otra cosa y está fuera de la rotación. Ya tendrá la oportunidad de ayudarnos”, dijo el coach de Thunder. Deck no iba a perder el tiempo sin jugar, y concretó su vuelta al conjunto merengue.Campazzo jugó 44 partidos en lo que va de la temporada; lidera al equipo, seguido por Aaron Gordon y Monte Morris, con 42 encuentros (David Zalubowski/)Incluso el ingreso de Campazzo a la NBA fue muy distinto al de Deck. El base, que fue elegido por el entrenador Michael Malone, llegó con un contrato de dos años garantizado. El alero, que estaba en la mira de varios equipos de la NBA, fue utilizado sólo como una herramienta de equilibrio económico en el tope salarial, y su contrato (no garantizado) dependía de sucesivas renovaciones. Como jugó muy buenos partidos en su llegada, extendió su contrato y en la franquicia apostaron por su continuidad. Luego, cambiaron de planes sobre la marcha. Eligió irse.El futuro de DenverMientras Campazzo completa su adaptación, Denver atraviesa un período de enorme irregularidad. Igual de grande es la lista de atenuantes que tiene; como se dijo, perdió a Murray, pero también se quedó sin Michael Porter Jr., una de sus armas anotadoras. Las lesiones, los contagios de Covid… Todo parece confluir en esta temporada tan inconstante.Murray volverá en algún momento, pero no se sabe en qué condiciones. La franquicia mostró estar abierta a cambios para encontrar soluciones lo antes posible. Así como el año pasado dejó ir a Gary Harris para concretar la llegada de Aaron Gordon; ahora propulsó la salida de PJ Dozier y sumó un tirador, Bryn Forbes, para corregir sus bajos promedios de tiros de tres puntos.A Campazzo le quedan pocos meses de contrato con Denver y su actuación en el cierre de la temporada puede marcar las decisiones de la franquicia (Ethan Mito/Clarkson Creative/)Los movimientos no parecen haber terminado. ¿Campazzo podrá estar involucrado en algún intercambio? Es difícil decirlo. Su entrenador confía en él por su experiencia y su inteligencia estratégica. Pero también necesita un perímetro que tenga más gol.Hasta la newsletter de Team Facu, generada por su gente más cercana, reconoció hace un mes: “No sería descabellado empezar a escuchar versiones de un posible canje. Por una simple razón: Denver necesita aleros y un pivote suplente. Paralelamente le sobran perimetrales (Morris, Barton, Rivers, Facundo, Hyland, en algún momento Murray). Si la franquicia sale al mercado, no le va a quedar otra que poner en oferta alguna moneda de cambio de peso. Campazzo finaliza su contrato en pocos meses… Veremos qué sucede”.Hay equipos de la NBA en los que sus servicios encajarían mucho mejor en el sistema. En los que el juego se asemeja más al que Campazzo suele ofrecer, con bases que llevan el balón. La fecha límite para los traspasos entre franquicias es el 10 de febrero. Lo que parece imposible es que ocurra algo similar a lo de Deck, ya que la situación contractual es completamente distinta.Campazzo con Nikola Jokic; el pivote es el principal generador de juego en Denver, lo que limita las posibilidades del argentino (David Zalubowski/)El día a día comienza a ser importante para las definiciones. Después de errar 11 lanzamientos de tres puntos seguidos, Campazzo anotó uno ante Detroit Pistons en la noche del domingo, y realizó un gesto que mezcló algo de agradecimiento y alivio por haberse sacado de encima esa frustración. Es una muestra más de que no está del todo cómodo. Se conoce, puede dar más.Llegado el final de su contrato, si Denver no lo considera más en su rotación, puede conseguir alternativas en la NBA. Como también sabe que todo sería más fácil para él en Europa. Cerca del cumpleaños 31, será otro desafío de carrera muy importante para el mejor jugador argentino.
Source: Deportes