Energía y bienes para la producción representan casi el 90% del total de las importaciones

Los artículos para el consumo no llegan al 12%. Las compras al exterior de gas y electricidad, lo que más crece y preocupa al Gobierno.