El nuevo bono para apuntalar los ingresos y el consumo tendrá un costo de US$ 2.000 millones

Los analistas advierten que estas medidas podrían impactar sobre la inflación y complicar las metas con el FMI.